jueves, 14 de octubre de 2010

...

Mi fantasma no deja de perseguirnos.

De hecho hoy,  ha llamado al timbre mientras decías algunas de las palabras mágicas y he temido tanto que fuera otra vez él, que estaba como deseando de por fin abrirle la puerta, dejarle entrar y veros a los dos ahí, para partirme de pena (es decir, sonreir) y confirmar que al menos, soy capaz de predecir acontecimientos terroríficos.

1 comentario:

  1. Partirse de pena. Ummmmm no hagamos predicciones por si acaso!!! :D

    ResponderEliminar